¿Escribir?

Pensando siempre en el resto…

¿Y hay alguien que piense en mí?

Me he cansado de sufrir

y no poder ser feliz.

Desesperado, doliendo…

Mi desdicha es mi sentir,

¿cómo pretendo escribir

si no quiero ni vivir?

Anuncios

Vicio, S.A.

Te transformas, cuando sientes
que se acercan peligrosos
asediando los contornos
de tu sexo incandescente,
unos dedos muy ansiosos.

Y al notar como penetran,
sin que nada los detenga
ayudados por lo acuoso
de tu virgo lujurioso,
te abandonas al exceso.

Y tu cuerpo, que no miente,
evadiendo los remilgos
se convierte en indecente,
suplicando con lascivia
que te lleven hasta el clímax.

Estimulas la impudicia,
sin decoro y pervertida,
y en la extrema sordidez
explosionas de placer
con frenética alegría.

Y a resultas tu conducta,
de primeras beatífica,
sin que sientas ni una culpa,
se transforma en licenciosa,
inmoral y muy fogosa.

El procaz libertinaje
del hoyuelo exuberante,
lubricado del deseo
que deflagra en la carnal
delirante liviandad.

Y demanda que mis labios
emulsionen con tu sexo,
exigiendo de mi miembro
penetrar hasta el espasmo
que culmine en un orgasmo.

Disipada excitación
de la crápula pasión,
que en el vicio más obsceno
se desboca en desenfreno,
por tu inmensa perversión.

Demasiadas excusas

No concibo más excusas,
simplemente no te creo,
me he cansado de evasivas,
que divagues con rodeos.

Las historias son las mismas
cada vez que te requiero
y ya suenan a milongas
lo que expones por pretextos.

Te busqué todos los días,
cada noche yo te espero,
son mil días, con sus noches
y no atisbo en ti un deseo.

Hoy sucumbo al desengaño
y me vence el desconsuelo,
con el fin de la esperanza
se termina nuestro juego.

Y si en todo lo que dices
en verdad hay algo cierto,
me lastima enormemente
que no hicieses ni un esfuerzo.

Pongo fin a tus agobios
y a mi eterno sufrimiento,
si me gritas tu desaire
yo silencio lo que siento.

Tus afectos han cambiado
y yo siento que molesto,
¿de qué sirve mi insistencia
si no tienes ni un momento?

Se vacían las promesas
de tu firme juramento,
nada queda de aquel tiempo,
y aun así…, yo siempre espero.

Imaginación

Volátil entelequia
que, frágil pernocta entre conjeturas
con la sensual intriga,
con su imagen desnuda.

Cuerpo de piel trigueña
figura redonda, grácil, menuda,
de seno escueto y firme
y de aureola oscura.

Grandes los ojos negros,
y enorme la tentación de sus curvas,
dulces sus tiernos labios,
ardiendo en llamas la virginal vulva.

Febril suposición
de quimeras que duermen en la duda,
de ilusoria utopía,
de pasiones nocturnas.

Ficticia seducción
del deseo privado de censura,
de la imaginación
que sueña una aventura.

¿Elecciones? Por favor, sean responsables

El próximo 23 de julio se celebra la investidura que debería acabar con el nombramiento de Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno.

Pero lejos de que este hecho se produzca, los posicionamientos de la mayor parte de los partidos con representación en la Cámara Baja, nos indican que estamos abocados a unas nuevas elecciones.

Parece ser que a sus señorías no les convence el mandato del pueblo en las anteriores elecciones, y le quieren dar una vuelta de tuerca a los resultados. ¿Les interesa?

Obviamente, a la derecha en su conjunto, sí. Elección tras elección su colchón de votos se mantiene intacto, repartido en la forma que sea. Saben que no van a subir, pero que tampoco van a bajar. Ellos van todos a votar, y van todas las veces. La cuestión es cómo se repartan esos votos.

Y en esas está el PP. Después del desastre del “28-A”, y a pesar de la falta de liderazgo y de ausencia de políticos de jerarquía entre sus filas, todo indica que sumarán más. El giro a la derecha y la radicalización de C’s les devolverá los votos de aquellos que decidan quedarse con el original en vez de la copia, y los votos de castigo que se fueron a Vox volverán, como las oscuras golondrinas, temerosos del auge de Pedro Sánchez entre los votantes de centro-izquierda.

A Vox, no es que le interese mucho. Las “europeas” ya les dijeron que posiblemente han alcanzado su zénit. Pero de cara a la investidura no tienen opción, ellos no se pueden siquiera abstener. Atados de pies y manos, su única opción es seguir su camino extremista y seguir captando votos entre lo más inculto del voto populista. Y que sea lo que “Dios quiera”.

¿Y Ciudadanos? El niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el entierro, no sabe ni lo que es ni lo que quiere. Hoy niegan lo que dijeron ayer y lo que afirmarán mañana. El partido que por “responsabilidad de estado” exigía la abstención en la investidura de Rajoy se atrinchera en el voto en contra a Sánchez. El partido que se define como moderado, liberal y de centro, se alía con la ultra derecha homófoba, racista, misógina…, allá donde les necesita, tomando por tontos, no ya al común de los mortales, si no sobre todo a sus votantes.

La deriva de sus máximos dirigentes, y su radicalización, ha iniciado la descomposición interna del partido con sonados abandonos y posiciones discrepantes.

Tampoco creo que les interesen unas nuevas elecciones, pero han iniciado un viaje a ninguna parte, un viaje sin retorno del que no quieren volver. Es muy posible que sean fagocitados por PP y PSOE, pero como viven en una realidad paralela, volverán a “ganar” las elecciones, sumen 40, 60, 80 o un par de diputados.

A la izquierda no creo que le interese en su conjunto, más allá de que el PSOE continúe su paulatino ascenso. Un ascenso que tampoco le dará para gobernar en solitario, y que previsiblemente dejé más vacíos los escaños del ala izquierda del hemiciclo.

Porque un hipotético escenario de nuevas elecciones genera hartazgo en el electorado. Y es recurrente el hecho de que los que se quedan en casa son los votantes que suelen elegir opciones de izquierda. Si baja la participación, baja la izquierda.

La nueva política parece que va teniendo un efecto “champagne”, y su burbujeante explosión ha dado paso a una espuma en decadencia. No es lo que nos vendieron, y las fauces del “bipartidismo” emergen poderosas para tragarse a aquellos que no han sabido mantener la ilusión de la ciudadanía.

Podemos es un claro reflejo de esta situación. Su nueva marca no es más que una contradicción. Ni “Unidas”, ni “Podemos”.

Obsesionados con los sillones, se olvidan de las políticas. Si se congratulan de la cooperación con el PSOE post-moción de censura y de los logros sociales obtenidos en tan breve espacio de tiempo, ¿por qué no puede continuar esa forma de legislar, máxime cuando PSOE-C’s se encuentran en las antípodas?

La cantinela de los “votos prestados” no es más que una forma de tapar sus vergüenzas, porque su declive se demuestra elección tras elección, y como ejemplo, en las “europeas” ya no eran necesarios los votos prestados y los socialistas siguieron su ascenso y los morados sus descenso.

Por no hablar de la vil y deshonesta consulta a las bases, de la que no merece la pena ni detenerse un segundo, por lo que tiene de farsa y de tramposa.

Es su oportunidad de demostrar que están aquí para pensar en las necesidades de la gente más desfavorecida, y no de asegurar el futuro político de la familia Iglesias-Montero. No caerá esa breva.

El electorado le pidió al PSOE un giro a la izquierda, y un giro a la izquierda se debe demostrar en sus políticas, sociales sobre todo (aquellas que se incluían en su programa electoral). Para ejecutar esas políticas debe mirar a Podemos, claro está, porque es donde hay más sintonía programática entre ambos partidos.

Pero hay muchas otras materias en las que no caminan por el mismo sendero. Por eso el planteamiento debe ser de cooperación, sin aceptar exigencias de formar parte de un ejecutivo al que en todo caso deberían entrar (Podemos) en aquellas materias en las que ambos confluyen.

La ciudadanía se juega mucho con las decisiones que se tomen en estos días, y no debe quedar al socaire de egos o ambiciones. Si en eso he sido crítico en el pasado con Pedro Sánchez, creo que el posicionamiento actual es coherente con el mandato electoral.

La famosa “pinza” ya hizo mucho daño en el pasado y no se deben repetir errores que al fin y al cabo van a suponer la limitación de derechos y beneficios sociales con una hipotética victoria del trío de Colón, que esos sí que van a llegar a un acuerdo llegado el caso.

Por favor, sean responsables.

Hedonismo

“Es imposible vivir una vida placentera sin vivir sabiamente, bien y justamente. Y es imposible vivir sabiamente, bien y justamente sin vivir una vida placentera”
Epicuro

Consuelo sensorial,
confort concupiscente,
que alcance el bien supremo
y bogue en el deleite.

Gozosa complacencia
de estado de perenne
sensual felicidad
del cuerpo y de la mente.

Y hallado el bienestar
la libido amanece
dichosa de la vida
viviendo del presente.

Agrada a los sentidos,
del daño sale indemne,
huyendo del dolor,
buscando mil placeres.

Tratado lujurioso
del gusto irreverente,
define al hedonismo
como útil y prudente.

El secreto

“Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo”
Séneca

Oculto en lo profundo de la mente
se encuentra aquel misterio clandestino,
de un hecho acontecido entre las sombras
celando lo más íntimo.

Invisible a los ojos de la gente,
protegido de un halo de sigilo,
esconde los sucesos que los labios
susurran en tu oído.

Y prudente la boca confidente
silencia lo que siempre se ha escondido,
guardando con cautela los secretos
del arduo amor furtivo.