Conticinio

Llegó la hora del sigilo,
empápate del momento
en que la noche se calla,
de ese instante de silencio.

Es como un soplo muy leve,
un segundo que es eterno
o un infinito tan breve,
es lo que dura un buen sueño.

Las estrellas están mudas,
cuando se detiene el tiempo,
y el reflejo de la luna
es su grito y es su verso.

Quietud sobrecogedora,
unión con el universo,
una íntima melodía
donde reinan…los secretos.

Anuncios

Una última copa (canción)

Otra noche de sábado,
si no sales revientas,
ponte bien de colonia,
tu mejor vestimenta.

Copas con los colegas,
y a empezar la faena,
cuando cruzas miradas
con aquella morena.

En la disco de moda
han pinchado una lenta,
la balada romántica
de los años ochenta.

Cuando se apaga el sol,
anda la luna a tientas,
bésame entre las sombras
en mi boca sedienta.

La morena se acerca,
ondeando melena,
siempre te ha parecido
una bella sirena.

Ya han pasado las doce,
no será cenicienta,
al truhan de su novio
le saldrá cornamenta.

Disfrutemos la noche,
bajo la luna llena,
y se enlacen los cuerpos
en abrazos cadenas.

Cuando se apaga el sol,
anda la luna a tientas,
bésame entre las sombras
en mi boca sedienta.

Si ella pone la sal,
yo pondré la pimienta,
con su boca de fresa,
yo con besos de menta.

Somos protagonistas,
brillando en esta escena,
en la Bella y la Bestia
ella es la “tía buena”.

Me susurra promesas,
me da igual que me mienta,
porque esta última copa
va a correr de mi cuenta.

Cuando se apaga el sol,
anda la luna a tientas,
bésame entre las sombras
en mi boca sedienta.
Porque esta última copa
va a correr de mi cuenta.

Dolor insoportable

dolor-emocional1

Yo quería enterrarte en el olvido,
buscaba, para odiarte mil razones,
no volver a escuchar nuestras canciones,
dejar mi corazón siempre dormido.

Pero no quise darme por vencido,
y te ofrecí mi amor sin condiciones,
incluso renunciando a tentaciones
del fuego de otro cuerpo antes prohibido.

Y entonces, apareció otra, ¡sonriente!,
que me hizo descubrir la fantasía,
y antes de convertirme en un demente,

te hice ver, que mi amor no merecías.
Dimos forma a un sueño irrealizable,
que mudó en un dolor insoportable.

Pedir perdón

perdon

Al saber mis sentimientos
descubriste qué es amor,
al soñar sobre mi pecho,
cómo late el corazón.

De la llama de mis labios,
cómo quema la pasión,
de mi mirada, que nadie,
te va a querer como yo.

De mi boca suplicante,
qué es la desesperación,
del torrente de mis lágrimas,
cómo muero de dolor.

Del olvido de recuerdos,
cuánto daña una canción,
del puñal de tus palabras,
cómo muda mi color.

Y ya vuelan tus promesas,
tus mentiras sin pudor,
en ti queda la altivez,
en mi la desilusión.

Con el tiempo yo aprendí
que habías sido un error,
tú, del amor, casi todo…
excepto a pedir perdón.

Te pregunto

Que-cuando-como-1-693x675

¿Quién eres?
¿Una broma macabra del destino,
la respuesta cruel al error dañino,
mi vida entera en continuo desatino?

¿Cómo eres?
¿Como huracán que arrasa mi camino,
el remanso de un lago cristalino,
o el resplandor de un diamante coralino?

¿De dónde vienes?
¿De la noche fugaz de un libertino,
del ardiente averno, del cielo divino,
de las cenizas de un lecho clandestino?

¿Cuánto quieres?
¿Lo que el horizonte al ocaso vespertino,
tanto como la sandez desea al cretino,
o solo lo que el barbecho al campesino?

¿Qué quieres?
¿Hacer que beba de tus labios el ricino,
que sean mis días de rosas y de vino,
estar a expensas de un capricho repentino?

Yo, del oro, soy el vellocino,
soy como el santo bajo el baldaquino,
yo vengo, de algún invierno mortecino,
quiero tanto como un puñal al asesino.

¿Que qué quiero?
¿No lo sabes? Ser tu amante genuino,
en tu cama, cada día el inquilino,
del amor, querida mía, ser tu rabino.

 

Su elegancia

La-elegancia

He aspirado su fragancia,
he sentido su contacto,
me he quedado estupefacto
contemplando su prestancia.

Por alguna circunstancia
permanezco en sutil acto,
inflamado y tumefacto,
inhalando su sustancia.

Ese aroma en la distancia
me acaricia con su tacto,
emulsiona con su impacto
tanto garbo y rutilancia.

Es perfume que se escancia,
y ya nada queda intacto,
si extraes todo su extracto
solo queda su elegancia.

Poesía

poesia-1-638x353

Refleja un atardecer, o le canta a la luna,
duerme al recién nacido con su canción de cuna.
Con una copa, al piano, de su mente al cantante
le brotan en la noche, las rimas asonantes.
Y una lánguida dama, suspira enamorada
si le regalan dulces versos con la mirada.
Es tan suave y tierna, como pétalos de flor,
son las bellas palabras que anuncian el amor.
Es susurro, es arrullo, fontana que te seda,
rumor que te conforta, murmullo en la arboleda.
Dar ritmo a la palabra, dictarla con cadencia,
las musas que te inspiran, del lirismo, su esencia.
La lágrima, el abrazo, besarte, y la caricia
de la seda de tu piel, sentirla con delicia.
Torrente de sentidos, y mucha sutileza,
es describir la vida, con halo de belleza.
El delirio de un sueño, volar con fantasía,
el arduo sentimiento… dime, ¿qué es poesía?